Control del retroceso: LOS LOWER TETHERS

Wob Uno acontramarcha

En este post nos vamos a detener en uno de los elementos básicos y más importantes de los que componen la silla a contramarcha. Nos referimos al control del efecto de retroceso tras el impacto.

acontramarcha

(Imagen cortesía de Tatahuete)

Las sillas a contramarcha deben llevar dos tipos de elementos estabilizadores: uno es la pata de apoyo, que impide que la silla bascule en exceso en el momento del impacto, alcanzando un nivel de reclinado que podría resultar arriesgado. Y el otro elemento es el que se encarga de que, en el movimiento de “rebote”, es decir una vez el impacto ha finalizado, la silla no se desplace hacia el respaldo del asiento en el que va instalada.

Este control se realiza en la práctica con dos tipos de elementos:

· El arco antivuelco

· Los lower tethers

Los sistemas con instalación isofix hasta 18kg o 105cm por lo general llevan arco antivuelco. Si no lo llevan es una falla en el diseño del dispositivo, que por tanto va a tener un control del retroceso menos eficaz, además de requerir el uso a contramarcha siempre en la posición de máximo reclinado y en total contacto con el asiento trasero.

Pero ¿y nuestra Uno? Es evidente que no lleva arco… porque utiliza el otro sistema. Los tethers son un sistema de control del retroceso ampliamente usado, desde las primeras sillas a contra marcha, y son obligados en sillas a contramarcha hasta 25kg.

¿Cómo se instalan?

Puesto que su función es evitar que la silla bascule hacia atrás, deben estar anclados a un punto estable del habitáculo, y suficientemente sólido como para soportar la fuerza con la que va a empujar la silla (con su ocupante) en el impacto. Y por supuesto, absolutamente tensos.

En las pruebas de laboratorio (homologación), los tether van anclados a dos puntos en el suelo del tren de pruebas. En los coches suecos es frecuente que estos puntos de anclaje vengan ya previstos, en forma de anillas en los carriles de los asientos delanteros. En los vehículos que disponemos en nuestro país no es frecuente, sin embargo podemos instalar dichas anillas de manera que la instalación de los tether es sencilla y eficaz.

wob-uno-acontramarcha-2

(Imagen cortesía de Tatahuete)

¿Y si no hay anillas?

En ese caso lo recomendable es que los tethers pasen por debajo de los rieles a los que se sujeta el asiento de delante. Debemos evitar el instalar directamente al asiento de delante por dos motivos:

· La eficacia de los tethers se basa en su tensión. Cuando instalamos al respaldo del asiento es muy complicado que la lazada que rodea al asiento por cada lado, quede bien apretada, debido al acolchado del propio asiento. Sin embargo, en el tirón que sucede al impacto, es probable que la cincha fuerce al acolchado, y habrá una holgura grande que se transmitirá a la sillita, permitiendo que se desplace mucho más de lo deseado.

· Hay que comprobar continuamente la tensión, y al ser el asiento una pieza móvil, que además el conductor/ocupante tiene que poder regular a su medida, nos veremos en la necesidad de reajustar constantemente.

Al instalar los tethers directamente al riel, evitamos estos problemas. Sin embargo, en muchos vehículos puede resultar dificultoso salvar el espacio bajo el riel, o podemos perder un espacio del recorrido del asiento que puede afectar a la comodidad del conductor. Por eso es recomendable instalar anillas, siempre que sea posible.

Por supuesto, es importante que la primera instalación se realice en un establecimiento especializado, para detectar cualquier posible inconveniencia y asegurar que tanto la instalación de la silla como la tensión de los tethers, son los correctos. Las anillas por su parte es conveniente que se instalen en un taller mecánico.

Si tenéis alguna duda podéis contactarnos por teléfono o por mail (+34) 91.632.56.46 / contacto@wobabies.com

Tagged under:

Dejar un Comentario

Su dirección de email no será publicada